CONTADOR DE VISITAS

domingo, 16 de octubre de 2011

CAPITULO VII



La puerta del auto se abrió y el joven comenzó a correr por la calle, la lluvia mojaba su cuerpo entero, sus ojos buscaban aquella silueta y sus labios constantemente repetían: -Sally… Sally…
Los dos se miraron, el rubio habló:
-Andy… sé que sabes más de lo que dices…
-Eso es lo que tú crees… (Y siguió con la mirada a la lánguida figura del muchacho que se confundía entre el gris del día y del pavimento, llegando a ser uno con el paisaje)
-Vamos… aún no puedo entender porqué te gusta ver sufrir a John…
-Eso dices tú… Simon… en todo caso debería decirte porqué lo subestimas tanto… pobrecito… pobrecito… cómo sufre…
-Cállate… tú sabes bien dónde se encuentra esa chica… ¿qué hacías vestido así?
-Ya te dije… salí a dar una vuelta.
-Pareces un gánster… esos de los años ´20…
-A ti no te importa… yo no te pregunto por qué te vas antes que todos, cuando estamos grabando… y te encierras con Paul en su estudio… ¿Qué le dices?
-Que no te soporto… que deberías irte del grupo… pero desgraciadamente Paul no tiene suficientes para decírtelo…
-Falta poco… aguanta y me iré solo… juro que en el ´85 los dejaré.
-Eso tengo que verlo…
-Ya lo verás… luego estarás pidiéndome que regrese…
-No seas así con John… ya en el ´80 le dijiste que su novia no murió en un accidente, sino que se había suicidado… eso fue muy cruel Andy… todos sabíamos que ella estaba enferma, y tratábamos de ocultarle la realidad… pero tuviste que aparecer y contarle todo…
-Debía saberlo… no podía vivir en una burbuja…
-Pero sólo tenía 19 años… y se lo mandaste a decir en su cumpleaños…
-Allí viene… bájate… voy a conducir yo. (Abrió la portezuela y ambos cambiaron de asiento)
-Llueve demasiado… John…
-No la encontré… pero un anciano me dijo que todos los días va a un asilo… él la ha visto allí… luego voy a salir a buscarla.
-Entra… vas a enfermarte.
-Recuerden que hoy a la tarde viajamos a Essex…
-¿Ya tenias que arruinar la función con tus remembers?
-Simon… le digo a John que hoy no podrá ser…
-Ya lo sé… ni hoy ni mañana… dentro de una semana. Vámonos… no quiero resfriarme.
Durante la cena, Simon le contó a Nick lo sucedido, Roger seguía atentamente cada palabra que este le decía al más chico del grupo. Andy regresaba de la casa de su madre y John ya descansaba en su habitación.
-Sé que voy a encontrarte… y cuando lo haga voy a decirte cuál fue el motivo por el cual no regresé aquella tarde.
La puerta se abrió, un relámpago iluminó el cuerpo de Rhodes.
-¿Qué haces aquí? Deberías estar durmiendo.
-Simon me contó todo.
-Sabes… esto es igual a cuando tienes un globo en las manos, lo estás disfrutando viene un viento y te lo arrebata. Lo ves allí enganchado en la rama más alta. Haces todos los esfuerzos posibles, y vuelta otra vez, cuando vas a desengancharlo se rompe.
-No digas nada… mira… (Y le enseñó un papel)
-¿Qué es esto?
-Estos son los tres números de asilos de ancianos que pudimos encontrar con Roger, dentro del perímetro por donde ustedes anduvieron hoy.
-¿Eso hicieron?
-Sí… tú sabes cuánto te queremos… y cuánto deseamos que encuentres a esa chica.
-¿Andy?
-No sabe nada… recién llega de la casa de su madre.
-Okey… (Miró el reloj) es demasiado tarde para llamar.
- Son las… (Y observó el suyo) sí… son las doce de la noche… ella ya no estará allí.
-No… pero sé que mañana la voy a encontrar… aunque debemos viajar…
-Sí… a las 9 nos viene a buscar el bus.
Al día siguiente, los muchachos abordaron el gran autobús ue los llevaría a Essex donde realizarían un conjunto de presentaciones. Entre vestuarios, sonidos e instrumentos la mañana se sucedió y pronto llegó la noche de la presentación.
A la puerta de la muchacha llegó su amiga Cindi:
-Sally… Sally…
-¿Qué sucede? (Preguntó mientras se acomodaba el cabello con una hebilla plateada) ven pasa… (Y se detuvo para observar cómo se abría el cielo, ya que una tormenta se aproximaba)
-Sally… encontré un recital de Duran Duran y vengo a buscarte…
-¿Vamos a ir a verlos?... no estoy presentable…
-No… se han presentado en Essex y lo están transmitiendo por la televisión.
-Pero llueve…
-No interesa… llévate ropa, mañana te vas de casa al trabajo.
-Okey… espera un minuto.
Ambas mujeres salieron de allí rápidamente, ya que los truenos amenazaban. Abordaron un taxi que las llevó hasta la casa de esta. Abandonaron el bolso en la entrada y con lágrimas en los ojos, Sally, se detuvo a saludar a sus animales.
-Mis queridos compañeros… no saben cuánto los extraño… es tan feo vivir sola… es tan feo trabajar donde no me gusta…
-Ven Sally… no te quejes… ya tu suerte ha de cambiar… ven… veamos el recital hasta que la tormenta diga basta… ven.
Se sentaron sobre la cama de Cindi y comenzaron a disfrutar del show.
La cámara caprichosamente se depositó sobre John e hizo zoom sobre él, quien regaló una dulce sonrisa al mismo tiempo que comenzaba la música de The Chauffeur.

-Mira Sally (animó la chica, tocando la mano de esta) Sally (y la observó porque no contestaba. Al hacerlo pudo comprobar que ella se había cubierto el rostro con la otra mano que le quedaba libre y lloraba en silencio) Sally…
-Lo siento Cindi…
-Sally… no creas todo lo que te dijo ese hombre…
-Es verdad… él no me mentiría, sin embargo… no volvió más… sólo fui una moneda al aire para John.

sábado, 1 de octubre de 2011

CAPITULO VI

Los truenos taparon el nombre, el nombre que ella misma no pudo escuchar. Regresó dentro, abatido le dijo a Le bon:
-No contestó…
-Lo siento John… lo siento.
-Esto ya se está tornando en obsesión… tal vez se haya olvidado de mi…
-No digas eso… vamos al auto… ¿cómo te quedó la pierna?
-Muy bien… el doctor dijo que ya podré volver a hacer lo mismo de antes… sin embargo necesito un poco de fisioterapia.
-¿Debes venir acá?
-No… enviarán a casa al fisioterapeuta
-Vamos… llueve a cántaros. (Y corrió hacia el auto, le abrió la puerta a él que al entrar y acomodarse le dijo a este) igual que esa noche… cómo llovía Simon… cómo llovía… le prometí volver… y juro que crucé bien la calle, nadie había, de repente cuando me acercaba al cordón de la vereda sentí el impacto en mi cuerpo.
-¿Y no pudiste ver siquiera el color del auto? (Preguntó, mientras ponía en marcha el motor y comenzaba a transitar por la calle)
-No… tenia la pierna quebrada… el dolor era espantoso… aunque el dolor que siento ahora en mi corazón es peor… ella creerá que le mentí… ella me necesitaba… sus ojos me lo decían… me lo gritaban… eso me atormenta… Simon…
-Hay John… si pudiera aliviarte… si pudiera ayudarte en algo… en lo más mínimo.
-Lo sé… (El silencio reinó en el auto, a las pocas cuadras alguien les hizo señas)
-¿Andy? (Cuestionó LeBon) ¿Qué hace este por estos lados?
-No lo sé…
Detuvo el auto y el joven lo abordó.
-¡Cómo llueve! Menos mal que andaban por acá.
-¿Qué haces por estos lugares?
-Salí a caminar, Simon… (Y se quitó los lentes negros)
-¿Vestido así?... nunca te vistes de traje… de pelito recogido… sino me dice John que eras tú… ni te conozco.
-Déjalo ahí Simon… ¿te quitaron el yeso?
-Sí… debo tener fisioterapia…
-Bien… eso tendríamos que festejarlo. Ir al bar al que solemos ir.
-No voy allí desde que jugamos esa moneda y conocí a Sally…
-Hay John… hace tres meses… esa chica vaya a saber dónde estará… (Y se sacudió el cabello, volviéndolo a su estado natural) es hora que la olvides y empieces nuevamente.
LeBon giró su rostro para contestarle a este.
-Cuidado Simon (Gritó John... manoteándole el volante, evitando así que la llevara por delante)
La joven se asustó y corrió hacia la vereda, el rubio duranie no detuvo la marcha, Taylor no pudo divisar que era ella a quién había salvado, impidiendo que su amigo la atropellara.
-Cielos… casi choco a esa chica. No la vi… no sé de dónde salió…
-Yo tampoco pude verla… me pareció que era Sally… pero es que estoy tan trastornado con encontrarla… que estoy llegando al borde del delirio.
El otro se dio vuelta y pudo comprobar que era ella, sin embargo, no habló. A las dos cuadras paró el auto hacia un costado.
-Maneja tú, Andy…
-Hey… ¿Por qué yo?
-No puedo… casi atropello a una persona…
-Sí… pero John lo evitó… y… ¿saben quién era?
-No… (Contestaron ambos al unísono)
-Era esa chica… esa chica que tú andas buscando John… le vi la cara…
-¿Ahora me lo dices? ¿Ahora cuando ya hemos hecho más de dos cuadras?
-Andy… no vas a cambiar nunca…
-No me culpes Simon… tú casi la matas…
-No la vi por contestarte algo, que ya no recuerdo…
-Iba demasiado pensativa… muy preocupada… vaya a saber qué pensaba… (Dijo Andy, sabiendo lo que le sucedía, sabiendo lo que ella pensaba, ya que él había estado con ella y le había sembrado la semilla de la amargura)

sábado, 24 de septiembre de 2011

CAPITULO V


Al día siguiente Andy fue a visitar a la joven a la pensión donde residía desde aquel día en el que, al ver que John nunca regresó, le dijo a su amiga Karen que aceptaría la ayuda de aquel desconocido. El muchacho llegó, sus anteojos negros ocultaban su real identidad. Ella lo hizo pasar a la pequeña habitación, humildemente amueblada. Él se sentó en la única silla que se hallaba allí, el sol se filtraba tenue por la pequeña ventana de madera que miraba hacia el oeste.
-Pasaba por aquí y recordé que hoy era el día del vencimiento del mes.
-Sí… (Contestó mientras se restregaba las manos entre sí por los nervios) hoy se vence el alquiler.
-¿Cómo te trata el trabajo?
-Bien… trato de adaptarme. No es lo que me gusta hacer… pero… trato de poner voluntad.
-Por supuesto… y dime… el joven ese que te dijo que te iba a ayudar… ¿Cómo se llamaba?
Sally lo miró desconcertada. No recordaba haberle contado sobre él, no obstante pensó que, tal vez Karen, amiga de ambos lo había hecho.
-John… pero ya no interesa… veo que no le importó mi problema, fui solo una apuesta.
-Esa gente le gusta apostar, se la pasan jugando entre sí. Les agrada burlarse… además cuando ven problemas… huyen…
-Seguramente…
-Les atrae jugar con los sentimientos de las personas… personas sensibles como tú… además ellos tienen cientos de fans y mujeres para elegir todas las noches que salen de fiesta.
-Por supuesto…
-Bueno… Linda… un día de estos te voy a invitar a beber unos tragos… necesito salir y no tengo con quién…
-Sí… aunque no bebo mucho…
-Toma… te dejo el dinero para que pagues el mes.
-Gracias…
-Gracias a ti…
Salió y con él, la esperanza de la muchacha. Las palabras aquellas resonaron una y otra vez en sus oídos.
-Él se burló… él se burló de mí… no puede ser cierto si me dijo: “Te prometo que siempre estaré contigo, si me lo permites”… y yo le creí… era tan sincero… (Se contestó así misma e hizo partícipe a su soledad ya que sus animales los había dejado al cuidado de su amiga Cindi.)
Más allá Simon y John dialogaban, mientras esperaban al médico que le retiraría el yeso.
-No entiendo a Andy… no sé porqué actúa así.
-Mira John (Y encendió un cigarrillo) creo que ya tienes experiencia suficiente con lo sucedido en el ´80.
-¿Tú crees que él algo sabe?
-No puedo asegurarlo… qué se yo… pero su cabeza… no sé qué atesora allí… y menos su corazón.
-Pobre Andy… tal vez estamos juzgándolo mal.
LeBon lo observó y se consumió el cigarro de una sola vez. El médico salió e hizo pasar a Taylor al consultorio. Por más de 30 minutos estuvo allí. Afuera una tormenta anunciaba el fin del verano. Los truenos llenaron el lugar y la curiosidad llevó a este a mirar hacia afuera. Parado allí, detrás de aquel ventanal vio pasar a varias personas corriendo por la vereda. Sus ojos se fueron tras aquella figura delgada que transitaba contra todos los transeúntes.
-Que parecida a esa chica…
Alguien apoyó la mano sobre su hombro, haciendo que este se asustara.
-Ay…
-¿Qué sucede?
-Mira… mira esa chica…
-¿Cuál? (Y miró desesperadamente)
-Iba allí… dónde se fue… (Salió y se paró en la vereda, la lluvia lo empapaba, sus ojos eran inundados por esta. Sin pensarlo dos veces gritó el nombre de ella) Sally… Sally…
Los truenos taparon el nombre, el nombre que ella misma no pudo escuchar. Regreso dentro, abatido le dijo a Le bon
-No contestó…
-Lo siento John… lo siento.

sábado, 27 de agosto de 2011

CAPITULO IV


-Yo atiendo (Dijo Simon, yendo hacia el aparato)
-Hace 2 meses John… ¿Qué fue del empleo que ella tenía en la biblioteca de la Universidad?
-No lo sé Roger… entre el golpe, la fractura, los dolores… la amargura… (Y se sentó) Nick… (Aquel atendió) ¿Preguntaste allí?
-Sí… dijeron que se había ido y que no sabían dónde porque ya no estudiaba más.
-¿Ves? Roger…
-Pero tienes su nombre…
-Sí… el nombre.
-¿Te dieron su apellido? Nick… Nick… deja de mirar hacia allí que no vas a encontrar nada… seguro que está otra vez mirando las palomas…
-Lo siento… (Y volvió la mirada hacia ellos) no… me dijeron que no podían dármelo. Que eso era información privada… y qué se yo cuántas cosas más habló esa mujer… (Sus ojos verdes se depositaron sobre aquella figura lánguida que esperaba en esa esquina) no puede ser… (Repitió en voz alta)
-¿Qué no puede ser? Nick… (Cuestionó John)
-Deja que me cerciore bien… y luego te digo…
-¿Qué estás viendo?
-Debe ser alguna de esas palomas que le gusta ver a él… esas que se aman en la cornisa… es un enfermo… (Habló Roger)
-No soy ningún enfermo Roger Taylor… mira John… mira… ven… apresúrate… es… es…
-Qué es… Nick… (Dijo desesperado el joven)
-Es ella… es ella…
-¿Dónde?... ¿Dónde? (Y se asomó a la ventana)
-Allí subió… a ese auto.
-Mírale la patente…
-Dame un papel… apresúrate.
La desesperación fue tan grande que al girar la muleta se enredó en su pie haciendo que cayera al suelo. El golpe asustó a todos.
-John… (Habló poniéndose en cuclillas para ayudarlo)
-Mira Nick… estas cosas haces para que nuestro amigo caiga al suelo.
-Bueno Roger… no quise hacerlo.
-No interesa… dime la patente… dímela Nick…
-Lo siento John… se me olvidó con el susto que me diste… no la recuerdo…
-Ay… (Y se puso de pie con la ayuda del otro) debería matarte…
-No… creo que yo estoy más desesperado que tú en encontrarla.
-Cállate Nick… (Reprendió Roger) deja de fabular.
Allí entraba Simon.
-¿Qué les sucede a ustedes que están en el suelo?
-Tu amiguito… que creyó ver a la chica y… (Habló Roger)
-Era ella Simon… ¿verdad John?
-¿Verdad? (Cuestionó el rubio del grupo)
-Sí… era ella… sin embargo este neófito me hizo poner nervioso y me caí.
-¿Y?
-¿Y? se olvidó la patente del auto. (Dijo mientras se acomodaba en el sillón)
-Hoy te quedarás sin comer… Nick… por ser un chico malo… (Y sonrió) vamos… ya la vas a encontrar cuando menos lo pienses John… no te obsesiones… además les tengo muy buenas noticias…
-¿Cuáles? (Cuestionó Nick volviendo a mirar por la ventana)
-Nuevos recitales y una propuesta para grabar otro LP… y lo más novedoso… que lo quieren en vivo… EMI lo quiere en vivo…
-Okey… entonces se acabaron las vacaciones… habrá que comenzar a componer… (Opinó Roger)
-Así es…
A la sala entró Andy. El silencio reinó.
-Hey… ni que hubiese entrado el papa… ¿sucedió algo importante durante mi ausencia? (Y se asomó por la ventana)
-No… ¿Por qué habría de suceder algo?
-¿Sabes Nick? Porque estás viendo por la ventana y en estos momentos no hay palomas… entonces la conclusión es que algo sucedió para que te asomaras por ella…
-Creí ver a la chica.
-A… la chica… (Dijo mientras se sentaba en una silla, que se hallaba un poco alejada del resto de integrantes) esa chica…
Todos prestaron atención, sabían que él no ignoraba los datos de su paradero.
-Hey… me miran como si yo supiese algo que ustedes no.
Simon LeBon se le aproximó, bajó su boca hasta el oído izquierdo de Andy y le susurró:
-Viniendo de ti… sé que sabes dónde se encuentra… y sé la trampa que le estás tendiendo a John.
Se incorporó y salió de la sala. Los demás lo observaron.
-Bueno… asique EMI quiere que grabemos un LP en vivo…
-Sí Andy… no sé por qué preguntas cosas obvias si ya sabes todo lo que sucede aquí. (El muchacho vio partir también a Roger Taylor, el cual se encontró con Simon en otra sala)
-¿Ustedes dos también tienen algo que decir?
-Yo no… (Contestó Nick Rhodes parándose al lado de la ventana)
-¿Y tú… John?
-Mañana me quitan el yeso…
-Okey… si quieres puedo acompañarte.
-Gracias… pero… creo que irá Simon conmigo. (E hizo silencio, mientras recordaba a Sally, que siquiera una foto suya tenía, no obstante su rostro continuaba intacto en su mente)

viernes, 19 de agosto de 2011

CAPITULO III




El día llegaba, aún lluvioso. La humedad hacía más insoportable la jornada. En el trabajo estuvo pensando en la ayuda de aquel desconocido, si iría a esa cita y el rostro angelical de aquel muchachito que había estado hablando la noche anterior le rondaba en su mente.
Una brisa suave y fresca se coló por la ventana e hizo mover la blanca cortina de gaza.
El sol decaía lentamente por el occidente, que daba hacia el frente de la pequeña casa. Observó nuevamente el reloj y vio que marcaba las diecinueve horas. Suspiró y también bostezó porque tenía sueño, además la depresión la iba ganando de a poco. De repente sintió que alguien llamaba a la puerta mientras el teléfono sonaba…
-Ya voy…
Corrió hacia la misma y la abrió, sabía que era él ya que el auto se hallaba estacionado al frente de la casa y le dijo: -Entra…
-Bien… (Contestó cerrándola).
Caminó unos pasos hasta entrar al living y se sentó en un sillón mientras prestaba debida atención a lo que ella hablaba en la otra habitación.
-No… lo siento… pero no puedo aceptar… sí… no… no lo tome de esa forma… pero es un compromiso para mí que no quisiera iniciarlo ahora… claro… sí… sé que no tengo a dónde ir a vivir pero… sepa disculparme… no puedo… no… lo sé…
Luego de sucederse tres minutos, y al ver que ella no regresaba decidió ver qué ocurría. Después de pasar la puerta aquella que se encontraba abierta, la halló sentada sobre una silla con el tubo del teléfono, aún entre sus manos y el rostro cubierto de lágrimas. Se sentó lentamente sobre la cama, la cual la cubría un fino acolchado color crudo de hilo. Mientras le hablaba tomó el aparato para volverlo a su sitio.
-Sé que no debo inmiscuirme en tus asuntos pero veo que estás pasando por un mal momento… tal vez debería irme y volver otro día.
Ella contestó desesperadamente:
-No… por favor… necesito que te quedes… no quiero estar sola… por favor.
-Bueno… me quedaré… pero necesito saber si es posible… el problema que te está aquejando.
El timbre sonó nuevamente a lo que se puso de pie y luego de disculparse, lo dejó solo nuevamente. Él, sin pensarlo, se paró detrás de la misma para escuchar…
-No Karen… lo siento… pero no puedo aceptar la ayuda de un extraño.
-Pero no es un extraño… yo lo conozco.
-Vos… no yo…
-Me enteré de que estás saliendo con uno de los integrantes de Duran Duran...
-Rápido… rápido…
-Rápido… rápido… (Musitó él las palabras mientras se acordaba de Nick)
-Sí… rápido… rápido vuelan las noticias… y no sé si sabes que tiene…
-Novia… novia… no me lo recuerdes… no justo ahora.
Taylor tosió dentro, sabía que la muchachita aquella le traería problemas.
-Sí… aunque hace bastante que no lo veo con ella.
-Entonces… está solo.
-No lo sé… pero estás perdiendo la oportunidad de que te ayuden.
-Ayuda… ya no la necesito… mañana debo dejar la casa… ya dejé el estudio… y no sé qué más deberé dejar… porque creo que a algún sitio deberé irme… irme… pero no Karen… no deseo esa ayuda… no… y no insistas.
-Quisiera saber el porqué.
-Mal presentimiento…
-Bueno… me voy porque veo que estás muy ocupada… sin embargo luego hablaremos de ello...
-Karen… dile a tu conocido… que lo siento…
-Adiós… luego regreso.
-Bye. (Y la quedó mirando)
La otra caminó hasta llegar a la esquina, allí un auto la esperaba. Entró y cerró la puerta.
-¿Por qué no aceptó?
-Porque está con John Taylor… dijo que lo sentía mucho… pero no iba a aceptar tu ayuda… Andy Taylor… ¿Por qué te afanas tanto en ayudarla?
-Nunca lo entenderías…
-Todo sea por el favor que te debo…
-Sí… eso mismo lo oí anoche… y te digo a ti… todo sea por John Taylor… que siempre se interpone a todo… (Puso en marcha el auto y aceleró)
La joven, que aún se sostenía el picaporte en su mano izquierda, reaccionó ante semejante sonido que produjo aquella acelerada.
Él le habló por detrás, haciendo que ella se asustara.
-Si interrumpo…
-No… (Contestó mientras lo miraba) siéntate… ¿quieres algo de beber?
-Bueno… dame cualquier cosa que tengas…
-No tengo whisky… (Sabiendo que él era un muchacho adinerado)
-Dame de lo que tengas. (Agregó sonriendo y se sentó)
-John… creo que este no es un buen momento… para…
-¿Quieres que me vaya?
-No… ya te lo dije… es que tengo un champagne en la heladera… y sé que no es hora de beberlo… sin embargo…
-Qué te parece si voy a buscar una buena comida para que lo acompañemos… ¿De acuerdo?
-Por supuesto… claro que sí. (Contestó un poco más contenta) Gracias.
-¿Por qué?
-Por estar aquí hoy conmigo.
-Te prometo que siempre estaré contigo, si me lo permites. (Se acercó y le acomodó un mechón de cabello detrás de la oreja) Ahora me voy y enseguida regreso.
-Te espero… no me falles.
-¿Por qué lo haría?
-No lo sé… siempre termino sola en los peores momentos.
-Regreso enseguida… no me tardo… Por nada del mundo me perdería este acontecimiento.
-Estaré esperándote. (Pronunció con voz melancólica, como presintiendo lo peor)
-No me tardo… (Contestó el joven lleno de felicidad)
El regreso tardó tiempo, ya que Taylor sufrió un accidente…
-¿Casual? (Y lo miró)
-No… no fue casual Nick… no lo fue, yo venía bien… crucé bien la calle… apareció de la nada…
-Y a la nada se dirigió… (Habló Roger, cambiando la pierna de posición)
-Pero ella debe haberse enterado…
-No lo sé, Nick. La casa está vacía. Creerá que la engañé…en verdad creerá eso. (Y volvió a sentarse)
-En algún lugar debe estar. (Habló el más joven del grupo, Nick Bates) Simon… ese conocido tuyo…
-Se murió Nick… ¿hasta cuándo quieres que te lo diga? (Y caminó de un lugar hacia otro)
-Lo siento… no lo recordaba… es que me pone mal todo esto.
-Deberías poner varios avisos. (Recomendó Roger)
-Sí… muy bien… eso haré.
-A mi ver… ella no querrá saber nada contigo… John.
-Gracias Andy… Amigo… sé que si supieras algo de ella no me lo dirías.
-No seas así. ¿Tan perro me crees? (Dijo sonriendo, mientras ocultaba la verdad)
-Eso y mucho más.
-¿No me vas a dejar firmarte el yeso de tu piernita…? Qué malo que eres… piensa… ¿qué ganaría yo?
Sin contestarle se puso de pie como pudo, con la ayuda de las muletas y se colocó frente a la ventana que daba hacia una de las principales avenidas de Birmingham, para ver , desde el segundo piso, a la multitud que pasaba por allí. En el momento que ella cruzaba la calle, él giró la cabeza para decirle a Simon:
-No creo que pueda recuperarla… además es como dice Andy… (Y trató de buscarlo con la mirada)
-Se fue John… Andy ya no está en la sala.
En ese instante el teléfono sonó.